La historia de las lámparas del restaurante del Hotel Duran

La historia de las lámparas del restaurante del Hotel Duran

Las lámparas del restaurante son cada una, una pieza única. En vidrio soplado de color verde y colgantes en forma de flor, cada vez que hay que cambiar una pieza, se hace un encargo formal de la misma teniendo muy presente que su color no será exactamente igual como tampoco su forma íntegra.

Hay una fuerte huella histórica en el Hotel Duran y no solo por sus visitantes, sino también en ciertas piezas decorativas que el paso de los años hace que todavía ganen más singularidad. Uno de estos elementos son las lámparas del restaurante.

El restaurante sufrió una fuerte remodelación hacia los años 50. Remodelación que fue encargada al arquitecto Ricard Giralt Casadesús, bastante conocido en Figueres por ser el que realizó la urbanización y la reforma de la Rambla, la configuración del Parc Bosc, la reforma del Teatro Municipal (actual Museo Dalí), la de la casa consistorial, y también la construcción de casas particulares de la ciudad.

Ricard Giralt fue la persona que decidió que la nueva iluminación del restaurante tenía que ser con las lámparas de cristal que aún pueden verse y que lo siguen iluminando en su totalidad. Las lámparas de vidrio del restaurante, además de ser completamente artesanales, de vidrio soplado, son lámparas auténticas de vidrio de Mallorca, elaboradas en el prestigioso horno de vidrio Gordiola.

Gordiola es un antiguo horno de vidrio instalado en Mallorca desde 1719. Su nombre es sinónimo de la denominación Vidrio de Mallorca, y en sus hornos se realizan piezas artesanales, principalmente lámparas y jarras, que destacan de otros por la originalidad de las formas y la cromática de sus colores. Gordiola con los años se ha hecho merecedor del reconocimiento de su nombre y no es extraño que las haya visto yendo de viaje a París, Londres o Nueva York, en establecimientos de prestigio.

Las lámparas del restaurante son cada una, una pieza única. En vidrio soplado de color verde y colgantes en forma de flor, cada vez que hay que cambiar una pieza, se hace un encargo formal de la misma teniendo muy presente que su color no será exactamente igual como tampoco su forma íntegra.

En total podréis contar en el restaurante del Hotel Duran hasta 13 lámparas y nos llena de satisfacción, que el mismo matrimonio Gordiola estuvo en nuestro establecimiento admirando y comentando su antigüedad.

Comparte este post

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin

Deixa un comentari

Item added to cart.
0 items - 0,00