homenatge-aigua-de-vilajuiga-2017-restaurant-hotel-duran 1286x567

Homenaje a Aigua de Vilajuïga desde el Restaurante del Hotel Duran

A principios de abril nos enteramos de la noticia del cierre de la histórica empresa Aigües de Vilajuïga, distribuidora del agua embotellada del mismo nombre. La embotelladora del agua de Vilajuïga cierra después de 113 años de actividad.

A principios de abril nos enteramos de la noticia del cierre de la histórica empresa Aigües de Vilajuïga, distribuidora del agua embotellada del mismo nombre. La empresa ya no distribuye sus productos y durante este mes de abril se dedicarán a recoger los envases. La embotelladora del agua de Vilajuïga cierra después de 113 años de actividad.

El manantial del Aigua de Vilajuïga nace al pie de la Sierra de la Verdera que forma parte del macizo del Cap de Creus. La fuente y la industria están situadas en medio de la población de Vilajuïga. La empresa fue fundada en 1904, por seis familias ampurdanesas. Sus aguas fueron declaradas minero-medicinales y de utilidad pública por Real Orden de 15 de julio 1904.

El cierre de la empresa Aigües de Vilajuïga deja el pueblo y la comarca, el Alt Empordà, sin un referente. Hacía más de cien años que embotellaban agua mineral con gas y ni los empleados ni los vecinos pueden imaginar su vida rutinaria sin ella.

Se trata de una agua, para muchos, imprescindible y sobre todo, entrañable. Desde el Hotel Duran nos entristece que una agua tan especial, deje de existir. Muchos recuerdos de los ampurdaneses se encuentran ligados a esta agua, un auténtico producto kilómetro cero y 100% biodinámica que, a pesar de internet, Instagram y las nuevas tecnologías, seguía siendo muy desconocida fuera de nuestra comarca. Debería protegerse como sucede con otros productos del Empordà, hablamos de la cebolla de Figueres, el arroz de Pals, la butifarra dulce, los brunyols, la gamba de Palamós, la Manzana de relleno de Vilabertran, el requesón de Fonteta y el agua de Vilajuïga.

El Agua de Vilajuïga se ha encontrado en la carta del Restaurante del Hotel Duran desde que empezaron a servirla en el 1904. Mucho más tarde, fue la preferida de Salvador Dalí. Él, como otros muchos, consideraban toda una declaración de propósitos, de hospitalidad y de celebración, que en la mesa del restaurante, se les sirviera Agua de Vilajuïga.

En el Restaurante del Hotel Duran la tendremos disponible hasta agotar existencias y, evidentemente, nos guardaremos una caja por el recuerdo de este trozo de patrimonio líquido ampurdanés que, sin duda, nos complacería mucho volverla a tener pronto a la carta.

Comparte este post

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00